jueves, 9 de diciembre de 2010

La solución a la crisis: Militarizar a los Políticos

Ahora que por fin podemos volar, gracias a Dios -o a los gobernantes que se creen Dios-, se me ocurre que podríamos dar un paso adelante y sacar al país de la crisis económica de una vez por todas. La solución es fácil, y parece que popular: Militaricemos a todos los políticos de España.

Razones objetivas no faltan. Llevamos ya años de crisis económica, la economía no levanta cabeza, los parados son 4 millones y creciendo y, a pesar de todo, tenemos un montón de políticos desempeñando cargos públicos, pagados entre todos que, a parte de que no hacen nada para solucionarlo y cobran demasiado (Sea el puesto que sea el salario es excesivo puesto que hay docenas de candidatos con la misma preparación dispuestos a desempeñar la tarea), y faltan al trabajo cuando les da la gana sin ninguna justificación (el absentismo en el Parlamento y otras instituciones es de escándalo).

Yo creo que los políticos españoles están haciendo una huelga encubierta desde hace ya varios años, porque semejante despropósito no se puede explicar sólo por su incompetencia, y no quiero llegar a dudar de sus buenas intenciones. Así que apliquemos la solución prevista por la Constitución, que parece que todos están de acuerdo en que es perfectamente legal, y adelante: Declarar el estado de alarma en el Parlamento y en todas las instituciones. Y luego los militarizamos. (Aunque no tengo claro si habría que declararlo otra vez o el de los controladores aéreos se puede ampliar.)


Y al que falte a su trabajo, a la cárcel. Y el que no lo haga bien, también a la puta cárcel. Y ya puestos, ahora que les tenemos cogidos por los huevos, les bajamos el sueldo un 20% y ampliamos su horario de trabajo.

Su trabajo, por si alguien no lo tiene claro, es el siguiente: Repartimos el número de parados entre el número de cargos públicos y cada político tiene que conseguir encontrar un trabajo digno (y no vale pagado con dinero público) a los que le toquen. Y no hay excusas para no hacerlo, como si fueran aviones que están en el aire y tienen que aterrizar por cojones. Al que falle: despido y cárcel.

Aunque, realmente, viendo la gravedad de la situación, creo que podríamos necesitar algo más. Hagamos cálculos: si porque se paraliza el tráfico aéreo se puede declarar el estado de alarma, por el hecho de que la economía del país se esté hundiendo y tengamos 4 millones de parados, quizá procedería más declarar el estado de excepcion en todas las instituciones.

(Sólo tengo una duda, ¿con el estado de excepción les podemos fusilar ya o tenemos que declarar el estado de sitio para eso? Humm, si tuviésemos una constitución de verdad y no esta mierda, quizá lo aclararía.)