lunes, 20 de junio de 2005

No es para tanto. Quiero decir, porque se hayan manifestado unos cuantos miles de fachas y de católicos en Madrid por negarles derechos a otras personas, tampoco quiere decir que sean todos mala gente. Al fin y al cabo, han sufrido golpes muy duros en los últimos cientos de años, así que hay que entenderles.

Primero fué la igualdad para los negros.
Luego para las mujeres.
Y ahora para los gays.

No todo el mundo puede asimilar los cambios tan rápido. Aunque el hecho de que hubiera incluso mujeres en la manifestación, da que pensar. Parece que en cuanto les conceden derechos a algunos, no les importa manifestarse para que no se los concedan a los siguientes.

Y también, desde el punto de vista de la Iglesia, lo entiendo. Cualquiera que lea el Evangelio con una mentalidad un poco abierta, se puede dar cuenta de que Jesucristo era, probablemente, homosexual -tanto amor con sus discípulos, las historias de celos... - . Bueno, quizá bisexual si tenemos en cuenta el episodio de María Magdalena, pero también pudo ser sólo una noche loca, un poco de experimentación por su parte....

Quiero decir, que si Jesucristo era gay y no se casó, la Iglesia tiene por lo menos un fundamento para oponerse al matrimonio homosexual.

En fin, a donde quería yo llegar es a esto: Yo también me opongo al matrimonio gay. De hecho, me opongo al matrimonio, a secas. La solución para la igualdad es abolir estas instituciones arcaicas y que, visto lo visto, dan más problemas que otra cosa.

Pero bueno, si quieren que se casen, allá ellos. Aunque así no avanzamos....

2 comentarios:

Noxiouz dijo...

Hola,primera vez en tu blog.
Fíjate que yo no creo tanto en eso de que no vamos a avanzar si se permite,creo que cada quien vive su vida como la quiere.
Por ejemplo si a ti no te gusta el matrimonio (y ya somos 2) no por eso significa que no acanzamos ni por el contrario.
Pero cada quien tiene su punto de vista muy respetable.
Te dejo saludos.

Maro dijo...

Me gusto este blog...
Yo igual creo que lo que hay q hacer es dejar de marchar, directamente y moverse de otra manera.
saludos