jueves, 2 de junio de 2005

Menos mal que nuestros vecinos europeos tienen ideas propias a la hora de votar. Esto va también por los holandeses.

Porque en España hemos demostrado que somos una panda de ovejitas que hacen lo que nos dicen nuestros políticos, a los que por otro lado ponemos a parir. Eso es España: criticar, criticar, pero a la hora de la verdad, nada.

Si hemos aprobado una constitución que nadie -que yo conozca- se ha leído, entre otras cosas porque es ilegible, es que somos gilipollas y nos merecemos todo lo que nos echen.

Y si alguien cree que se la ha leído, porque ha hojeado el librito que regalaban con los periódicos, que consiga la constitución de verdad -yo la pedí por correo- que es, más o menos, el doble.

La constitución Española también es una mierda pinchada en un palo pero es, al menos, legible. Aunque tampoco la leamos porque por aquí la gente, un día va a una manifestación "por no sé qué y con la constitución" y al día siguiente está defendiendo cosas como que los terroristas o los violadores cumplan sus penas integramente...

No hay comentarios: