martes, 10 de agosto de 2004

Pues me parece estupendo que el precio del petróleo esté por las nubes y subiendo.

El mundo seguirá girando, quizá un poco más despacio -mejor que mejor, así hacemos menos y pensamos más-, menos contaminación -y, de paso, invertir en energías alternativas limpias, se hace más rentable. Y quizá no necesitamos viajar tanto, porque de todas formas casi nadie sabe lo que busca.

Estos cuentos que nos cuentan por la tele, de una décima más o menos de crecimiento económico y chuminadas de esas, nunca le han arreglado la vida a nadie. No somos una puta estadística de las que esgrimen para justificar las medidas que "tienen que tomar", y los que se hacen ricos son simpre los mismos -dios mío, dios mío, ¿cuándo seré yo?-

Y si los tipos de interés suben mejor que mejor, a ver si se desmorona de una vez el mopoly inmobiliario ese -cuantas más casas compres, mejor- y todo lo que han construído estos últimos años sirve por fin para algo -es decir, para que viva alguien en ellas-

Hoy tengo un día optimista ;-)

No hay comentarios: