viernes, 5 de marzo de 2004

No me gustan los telediarios, ¿por qué solo nos cuentan malas noticias? Y encima, sólo sale lo peor de lo peor: pederastas, asesinos, violadores y políticos. Y no necesariamente por ese orden.
Una campaña electoral es algo así como decirle a los electores: como sois estúpidos, vamos a prometeros en un mes lo que no pudimos hacer en cuatro años.
Cuando te tratan como un imbécil y les sigues el juego, estás demostrando precisamente eso: eres un imbécil. Y no es una cuestión de opciones. El sistema electoral es un montaje. Cuando votas, estás diciendo que te parece bien darles de comer a todos estos capullos y ladrones.

No hay comentarios: