lunes, 14 de octubre de 2002

"¿Y qué importa eso?, dijo él, que sí había cogido una cámara, que, de hecho, había rodado su primer corto a los once años, cuando su tío -el primer hombre al que le había chupado la polla- le regaló una cámara de súper 8 por su cumpleaños, y así, desde entonces, Pedro supo que él iba a ser maricón y director de cine, aunque no necesariamente por ese orden."
(Lucía Etxebarría, "De todo lo visible y lo invisible", 2001)

No hay comentarios: